Adiós a las chicas del podio

collage Adios a las chicas del podio

Una de las principales leyendas urbanas que circulan libremente por los entresijos de los eventos con motivos deportivos son las competencias de ciclismo, las cuales se va a llevar a cabo el próximo 14 de enero en un territorio lejano por miles de kilómetros, un lugar al que puedes llegar tras un viaje de 24 horas en avión, para este evento el gobierno de Australia del sur ha decidido prohibir las azafatas quienes se encargaban de entregar los premios en el podio del Tour Down Under y en su defecto serán sustituidas por ciclistas jóvenes quienes estarán “mas acorde con el evento”. Con esta decisión se entiende que al suprimir el protocolo de las bellas modelos es una manera de dignificar el estereotipo femenino.

Esta es una medida que le proporciona continuidad al criterio de los gobernantes australianos debido a que acordaron hace unos pocos meses atrás retirar en definitivo la financiación para contratar a las chicas que sujetan el paraguas o a su vez el cartel que lleva el nombre del piloto en medio de una carrera de automóviles, es una muestra de la sexualidad femenina de forma innecesaria, una prueba de ello es la Adelaida Clipsal 500 la cual reemplazó al Gran Premio de Fórmula 1 antes de que se celebrara el evento en esos parajes. El principal promotor de esta iniciativa es el ministro de Deportes en Australia quien responde bajo el nombre de Leon Bignell, sus argumentos se encuentran relacionados con las aparentes contradicciones éticas donde la figura femenina no es vista como otro cosa que no sea piel para enseñar.

“El gobierno está pagando por contratar a chicas para el podio o para la parrilla, mientras que al mismo tiempo se utiliza dinero en las áreas para proteger la salud mental a diferentes mujeres joviales que poseen severos problemas con su percepción sobre la imagen corporal”- declaró el ministro Bignell ante la prensa local. Con estos argumentos el ministro abrió un debate con la moral como principal tema de conversación, la cual juega un papel importante ante la posición predominante de la clase dirigente, “Lo que de verdad queremos es servir de inspiración a las niñas y mujeres jóvenes que asisten a las carreras de automóviles para que sea conviertan en pilotos de coches, ingenieras o mecánicas”- puntualizó el ministro para cerrar con su intervención.

Este asunto se centra en formar un complejo con diversos matices relacionados con el deporte, en el Gran Premio de Mónaco el mas emblemático es la Fórmula 1 debido a que sus modelos de la parrilla han sido sustituidas hace dos años por musculosos y guapos chicos dedicados a este deporte, el mundial de resistencia de coches fue quien inauguró hace dos años aproximadamente la alternativa de finalmente prescindir de las chicas con un excelente cuerpo debido a que sus nuevos organizadores lo consideran una postura sexista que clasifica la belleza femenina en un solo estándar.

“Nuestras modelos disfrutan al máximo mientras hacen su trabajo debido a que ponen su talento a favor del espectáculo”- ha mencionado el director de la agencia australiana dedicada al modelaje Tanya Powell, quien responde bajo la identidad de Ute Petersen- “La corrección política simplemente ha perdido la cabeza, para mejorar su trabajo deberían permitir que votaran los propios espectadores”. Lo cierto es que el estereotipo femenino se ha amoldado perfectamente en los deportes de motor, una prueba es aquel episodio de una serie donde Hamilton aparece rociando con champán a una modelo el cual provocó editoriales escandalosos en la prensa de aquella época.

A pesar de que la polémica del sexismo se haya desatado en el ciclismo gracias a el despropósito de Peter Sagan, un verdadero genio en el pedal además de ser doble campeón a nivel mundial del ciclismo durante los últimos dos años, este eslovaco sin valores le pellizcó el culo a una azafata en el podio en el Tour de Flandes 2013 en el cual había ganado el título el ciclista profesional Fabian Cancellara, este luego del escándalo pidió perdón antes las cámaras, sin embargo, ya se encontraba rodeado de críticas desprestigiando su imagen a nivel mundial como un hombre machista y sexista que no tiene el menor respeto por las mujeres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *