Las chicas del Tour Down Unde

Una de las principales leyendas urbanas que circulan libremente por los entresijos de los eventos con motivos deportivos son las competencias de ciclismo, las cuales se va a llevar a cabo el próximo 14 de enero en un territorio lejano por miles de kilómetros, un lugar al que puedes llegar tras un viaje de 24 horas en avión, para este evento el gobierno de Australia del sur ha decidido prohibir las azafatas quienes se encargaban de entregar los premios en el podio del Tour Down Under y en su defecto serán sustituidas por ciclistas jóvenes quienes estarán “mas acorde con el evento”. Con esta decisión se entiende que al suprimir el protocolo de las bellas modelos es una manera de dignificar el estereotipo femenino.

Esta es una medida que le proporciona continuidad al criterio de los gobernantes australianos debido a que acordaron hace unos pocos meses atrás retirar en definitivo la financiación para contratar a las chicas que sujetan el paraguas o a su vez el cartel que lleva el nombre del piloto en medio de una carrera de automóviles, es una muestra de la sexualidad femenina de forma innecesaria, una prueba de ello es la Adelaida Clipsal 500 la cual reemplazó al Gran Premio de Fórmula 1 antes de que se celebrara el evento en esos parajes. El principal promotor de esta iniciativa es el ministro de Deportes en Australia quien responde bajo el nombre de Leon Bignell, sus argumentos se encuentran relacionados con las aparentes contradicciones éticas donde la figura femenina no es vista como otro cosa que no sea piel para enseñar.

“El gobierno está pagando por contratar a chicas para el podio o para la parrilla, mientras que al mismo tiempo se utiliza dinero en las áreas para proteger la salud mental a diferentes mujeres joviales que poseen severos problemas con su percepción sobre la imagen corporal”- declaró el ministro Bignell ante la prensa local. Con estos argumentos el ministro abrió un debate con la moral como principal tema de conversación, la cual juega un papel importante ante la posición predominante de la clase dirigente, “Lo que de verdad queremos es servir de inspiración a las niñas y mujeres jóvenes que asisten a las carreras de automóviles para que sea conviertan en pilotos de coches, ingenieras o mecánicas”- puntualizó el ministro para cerrar con su intervención.